PROYECTO LAMY

El proyecto de transformación agroecológica en el predio de Casa Padre Lamy lleva ya dos años de trabajo ininterrumpido. Lo que inició como una carta intención es hoy un espacio de trabajo e investigación.

PROYECTO CASA PADRE LAMY

El establecimiento Casa Padre Lamy, cuenta con una superficie productiva de aproximadamente 30 hectáreas. Hasta hace algunos años, una parte de esa superficie se destinaba a la producción agrícola en forma de arrendamiento. Con la llegada de nuevos loteos y barrios a las zonas circundantes, y debido a las nuevas reglamentaciones de uso de agroquímicos, la superficie que se destinaba a agricultura estuvo algunos años sin ser utilizada, en abandono y sin generar ingresos económicos, que eran parte del sustento del productor.

Es a partir de esto que el Padre Samuel, encargado de la casa, recurrió a un grupo de docentes de la Facultad de Ciencias Agropecuarias para tratar de encontrarle una utilidad productiva sustentable a esa superficie. Es así cómo se formó un equipo de trabajo interdisciplinario, interinstitucional y con entidades gubernamentales.

El nuevo modelo productivo propuesto por el Proyecto Casa Padre Lamy y adoptado por el productor, se basa en la cría ovina, debido a que ya contaban con un plantel reducido, pero que  sirvió de puntapié para desarrollar una actividad productiva. 

Lo primero que se realizaron fueron labores de suelo para la implantación de cultivos agrícolas y forrajeros; también se trabajó en tareas de drenaje para evacuar excedentes de agua y disminuir problemas de erosión y anegamientos

El objetivo del Proyecto fue establecer una rotación definida, compuesta por pasturas y verdeos, para al cabo de unos años lograr una rotación estable, que junto al campo natural y al bosque nativo disponibles, proveyeran una oferta forrajera, capaz de sostener los requerimientos de la majada. Adicionalmente, se planteó que el excedente forrajero se  destine a la producción de reservas, para venta. 

También se trabajó en mejorar las condiciones del bosque nativo, especialmente en el raleo de especies invasoras, para mejorar la entrada de luz y favorecer el crecimiento de las gramíneas del estrato herbáceo. Debido a que la mayoría de estas especies tienen crecimiento primavero estival, en el otoño de 2020 se implantó raigrás en cobertura, a efectos de incrementar la oferta forrajera invernal. 

Una actividad complementaria, que comenzó a desarrollarse, es la de un vivero de especies arbóreas y arbustivas nativas (para lo cual se instaló un pequeño invernáculo), con el fin de propagarlas, replantarlas  en el bosque nativo donde existan faltantes, y comercializarlas al público en general fomentando así la valorización de la flora autóctona.

El proyecto, nacido inicialmente como una actividad de extensión, producto de la demanda de un productor del área periurbana de Oro Verde, se ha ido fortaleciendo, promoviendo la discusión y el aprendizaje de un nuevo sistema productivo.

Informe realizado por Miguel Folmer, docente de la Facultad de Ciencias Agropecuarias e integrante del proyecto.

CHOICE ARGENTINA
Selecciona Jefe de Producción Granja Porcina
INTA
Selecciona Profesionales

Buscador de Noticias